Wednesday, November 24, 2010

Como guardar el universo dentro de una mujer con hambre

Quizás el mundo no esté preparado para esto,
Pero lo tengo que decir.

El mundo no estaba preparado para nacer
Y aun así por ahí está,
Pasando por el tiempo,
O el tiempo pasando por el,
Da igual la incertidumbre.
Yo estoy pasando por los dos,
los tres,
Quizás…

Las palabras que no escapan la mente
Pon prisioneras de su propia gravedad,
La gravedad es el miedo,
Es presión,
Es densidad infinita,
Como el amor,
Es mortal y nos mantiene con vida.


Lo que voy a decir es para humanos sin orejas,
Sin nariz,
Sin boca.
Esto no es un problema personal,
Ese término ya no existe porque todo es personal.

Mi problema es con el inventor del reloj,
Dicen que el universo lo convirtió en cangrejo
Y le puso un reloj de pulsera,
Por miedo, nunca pudo caminar hacia adelante,
Tuvo que ir zigzagueando el tiempo.

Aunque pueda provocar espanto
Lo tengo que decir:
*
;
~
Una mujer sin hambre no debe hacer el amor.

Lemis Tarajano
Leer Más!

Wednesday, November 10, 2010

¡Cubanos, Otra Vez!


En muchas partes del mundo se necesita comida y libertad, la carencia de estos derechos tiene causas difíciles de elucidar, únicas en cada región. Tomemos el ejemplo de África, se habla del problema de África asumiendo que todos los países africanos tienen las mismas dificultades. La verdad es que tienen cientos de sufrimientos disímiles: guerrillas, enfermedades, dictaduras, olvido. Problemas diferentes ameritan soluciones distintas. En Cuba las causas no son difíciles de definir, existe un opresor evidente, por tanto a Cuba no le es adecuado el mismo análisis que al resto del mundo pobre.

Algunos países subdesarrollados tienen más herramientas para liberarse que otros, muchos han demostrado la posibilidad y han dado ejemplos. ¡Este es el momento para hacer más! Ahora debemos mantener el impulso y no acostumbrarnos ni conformarnos al estado actual. A los cubanos nos corresponde Cuba porque ahí nacimos.

Haber nacido en Cuba y ser cubano son cosas distintas, una es un hecho, la otra un sentimiento, un verbo: Amor, Amar. Para tener el derecho de decir que Cuba es nuestra patria debemos ser ella, proclamarse cubano solo por haber nacido en Cuba es como estar enamorado sin amar. No se ama a quien muere en tus narices mientras bebes algún líquido opaco. Soy cubano, es decir: estoy enamorado… de Cuba. Fuimos cubanos durante nuestra independencia, durante las dictaduras de la antigua republica, pero ahora, en estos últimos 51 años ha habido muy pocos cubanos.

¿Cuándo vamos a ser cubanos otra vez, otra vez humanos? No importa si socialistas, capitalistas, cristianos, agnósticos. ¿Cómo sería decir “soy Cubano”, y no tener mil imágenes punzantes pasándonos por la cabeza: una abuela sola, una balsa, un militar, una jinetera, una familia rota, un fusil?. Invito a todos, noble o villano, a existir y actuar. Convoco a esto porque confío en el triunfo del bien, en que la mayoría busca verdad y prosperidad para sí mismos que, aunque no lo parezca, es la prosperidad de Cuba, cualquier otra forma de bienestar es transitoria, etérea, dolorosa.

Ser cubano no es un juego, ni un concierto, ni un baile, es la libertad y el futuro de un país, no es una camisa blanca sobre un pecho vacio, una paloma estática en un muro, es nuestra libertad y nuestro porvenir.

El primer paso es tener una opinión, basada en conocimiento y verdad. Si no se tiene opinión no se está vivo, y en el momento que se actúa en desacuerdo con dicha opinión o forma de pensar, se hiere el individuo, una herida tal vez de muerte. Ante cada evento del que somos testigos o actores, debemos preguntarnos: ¿Está mi verdad reflejada ante mis ojos? Si no lo está, la persona no tendrá problemas y será feliz en manifestarte en contra del evento presenciado, de lo contrario, tal vez su verdad cambió, o nunca fue, entonces el miedo se apodera de todo.

Algo que siempre nos ha herido es la terrible necesidad de crear ídolos. Tan desesperante es esta necesidad que idio-latramos una fotografía, un rifle, una barba, una bomba o una invasión. Los jóvenes cubanos debemos desprendernos de ídolos cuando es necesario, cuando estos no son consecuentes con nuestras ideas. Debemos saber evolucionar de manera independiente, radical y razonable siempre que sea preciso. Los ídolos son peligrosos, unos son imágenes perennes en un paisaje dinámico y otros un día hablan de la liberación del pueblo de Cuba para después divagar distraídos por los esbirros hacia otros caminos, pierden valor. El resultado es el estancamiento del mundo y de Cuba, y los jóvenes disueltos entre ruinas y bullicio.

En estos tiempos se necesita independencia, unión individual, que la razón y las acciones de cada uno existan y tengan coherencia dentro de la persona, es la única forma de ser libre, moral y valiente, la unión social vendrá después, será orgánica y eficaz. Si las personas no están unidas individualmente entonces la unión social será deforme. Ya basta de ideas, ídolos, imitación, revoluciones, fracasos, esperanzas, balsas, palomas, manadas, que nasca el humano... ¡comencemos los jóvenes a ser cubanos otra vez!

Imagen tomada de http://www.habanemia.blogspot.com/
Leer Más!